lunes, 14 de septiembre de 2009

Vamo rojo, la próxima.

Perdió independiente. Y a Navarro le rompieron tanto los huevos que se fue. Yo me quedé un poco triste, porque la verdad los pibes le metieron garra. Un incentivo, digo yo. Porque vienen como el culo jugando, vienen mal y una vez que jugaron bastante bien no les vendría mal aunque sea un empate. Extraño a Montenegro, mi ídolo. Cuando se fue la primera vez yo supe que iba a volver, porque no me podía abandonar así, no podía. Y volvió. Y se volvió a ir. Ahora no estoy segura, no sé si volverá, pero del rojo, una vez que le tomás el gustito, no te olvidás más.

3 comentarios:

  1. como yo apoyo la tuya.
    me hiciste reir con tu comentario:) jajajaja.

    ResponderEliminar
  2. PUBLIQUE EN MI BLOG LO QUE TE QUERIA MOSTRAR DEL LIBRO QUE TE DIJE. JAJAJAA,. ASIQUE PASATE DIRECTAMENTE POR AHI.

    ResponderEliminar
  3. Me gustaron mucho tus divagues, me leí varios.
    Igual, tengo que confesarte que soy de Estudiantes, así que no te acompaño en el sentimiento con respecto a Independiente, pero te sigo... ;)

    ResponderEliminar