jueves, 2 de julio de 2009

Ermitaña, literalmente

Vivo encerrada en mi casa. Bueno, exagero, también puedo salir al parque. Resulta que mis padres se obsesionaron con la gripe porcina. Una recomendación: asegúrense de que sus padres no tengan conocidos en hospitales o en la morgue, sino los van a obligar a quedarse en sus casas durante una semana ante una pandemia así. Lo único bueno es que no tengo que ir al colegio, eso tengo que reconocerlo. Por suerte papá me va a conseguir la bocha para hockey, así por lo menos tengo algo que hacer. Ah, y a mi vecina que me presta las películas traídas de Perú, que le cuestan menos de un dólar y que recién se están estrenando en los cines, tengo que agradecerle también.

1 comentario: