sábado, 17 de enero de 2009

Retomando con la locura.

Al fin volvieron estas ganas de reírme mucho, de disfrutar, de bailar. Y por suerte, junto con esas ganas, vinieron las invitaciones a Napoleón.
Así es, en unas horas voy a estar de fiesta. La verdad extrañaba un poco salir a un boliche, porque los últimos meses estuve en fiestas pero hacía tiempo que no iba a Napo-León. Y si, como siempre, pretendo reírme a más no poder, tomarme una cerveza y bailar como una desquiciada. Estoy segura que esta noche va a ser divertida. Estoy dispuesta a ignorar aquellos problemas, por lo general ajenos, que amenazan con aburrirme y ponerme de un muy mal humor. En realidad, es una decisión que tome hace bastante tiempo, y la voy a tener muy en cuenta esta noche.
En fin, tengo preparado mi short amarillo o verde, en realidad no sé bien cuál es su color, una remera negra que obtuve del placard de mi cuñada Juliet y unas sandalias nuevas, plateadas. Ah, y probablemente mi cartera blanca, de la cual sigo enamorada como cuando la vi por primera vez.
Uff, hay tormenta. Espero que eso no arruine mis planes para esta noche.

1 comentario:

  1. puta ya te lo leisteeeeeeeeeeeeee. jajaja. despues si quers cuadno cin me devuelva luna nueva, te lo presto;)
    espro que la hayas pasado barbaro en napo. un beso grande para vos y nos estamos viendo.
    te quiero amigaa:)
    pd: me corte el pelo:O jajaja.

    ResponderEliminar