domingo, 20 de febrero de 2011

9547 - Fría

Cada día más fría, helada, congelada.
Sólo por momentos me derrito, me derriten.
Un aroma, una palabra, al tacto: me vuelvo líquida y maleable.
Sólo para después volver a congelarme.

2 comentarios:

  1. Los objetos que sufren este tipo de cambio repentino terminan rotos, eh.

    ResponderEliminar
  2. Yo te entiendo. Eventualmente uno termina volviendose más sabio,y a permanecer siempre como observador. Aprendés cuando involucrarte y cuando dejar pasar la situacion. Lleva práctica pero aprendes rápido.

    ResponderEliminar