viernes, 17 de septiembre de 2010

7325 - Paloma

De pronto una explosión, mi corazón da un salto, adrenalina. Miro hacia el ventanal: la marca de una paloma en el vidrio: la tierra dio forma al dibujo; las plumas, una por una dibujadas; las alas largas y estiradas; la libertad en su máxima expresión. Se va a morir, el golpe fue muy fuerte. Me acerco y miro hacia afuera: una gran torcaza parada en el pasto. Se va a morir, pobre. Se quedó parada un rato, pero no quieta. Está mareada, se va a morir. Efectivamente empieza a mover su cabeza, a balancearse y en poco tiempo su cuerpo empieza a temblar. Se va morir, no mires. Lentamente se cae hacia adelante, tiesa e impresionante. No mires te dije, ¡te dije que no mires!. Tiembla, se retuerce. Salí, te dije. Un par de lágrimas brotaron de mis ojos, no porque sea la primera paloma que veo muerta ni la primera que se estampa contra mi ventana, asesina de aves. Tampoco fue el primer animal que vi morir lenta y cruelmente. Sospecho que mi gran tristeza se debió a que comprobé qué tan fácil una vida acaba, qué tan idiota puede ser uno y qué horrible es ver una paloma aturdida.

6 comentarios:

  1. Ahí te agregué y borré el comentario...

    ResponderEliminar
  2. muy buen diseño de blog!
    Me quedo leyendo
    Saludos
    efa

    ResponderEliminar
  3. ppff che basta qe tenes fans de blog es impresionante flaca tu futuro: pantar un arbol tener hijos escribir un libro!! era asi esos tres? ajaja,
    sos una linda, tengo muchas ganas de verte,

    ResponderEliminar
  4. Pobre paloma....andaba por su vida volando, sin preocupaciones; y de repente choca contra algo que no pudo ver, pero que siempre estuvo ahí. Algo que la deja aturdida y desorientada, y ya no puede volver a volar...

    Se puede aprender algo de esta paloma? Tal vez. O tal vez solo era una paloma que se estroló contra un vidrio como tantas otras...

    ResponderEliminar
  5. Vos hablando de paloma y yo hablando de calzones.
    Esto así no va!

    ResponderEliminar