martes, 5 de julio de 2011

11161 - Jugando la promoción

Como siempre fue una falsa alarma, por suerte. No estoy embarazada(?. Tampoco voy a final, ¡promocioné matemática! La felicidad me embargó durante más o menos veinte minutos, hasta que pasó lo inesperado.
Entré al curso muy asustada. Estando en casa lo único que quería era irme para tener mi nota y afilar la cuchilla o tirar el cuaderno a la mierda. Estaba la profesora, como siempre, sentada en su banco, arriba de la tarima de madera. Me acerqué, pensé que había llegado tarde porque no había nadie pidiendo su nota. Después entendí que había llegado más temprano que el resto. La saludé y cuando me preguntó cómo andaba le dije que estaba enferma, pero bien (con una voz horrible de persona con nariz tapada), le dije mi apellido y se puso a buscar. Perez, 0 (cero), Escudero 5 (cinco), etc, etc. El mío...tardé en reaccionar: "¡te felicito!" me dijo. "Gracias, gracias, gracias", le dije. La miré, no podía creerlo, ¡un ocho!. El resto se dio rápidamente, me estrenó la libreta universitaria, la despedí y me fui.
Felicidad extrema mientras esperaba el colectivo. Felicidad no tan extrema cuando el colectivo frena más adelante y tengo que caminar. Felicidad extrema cuando me siento. Me pongo a mandar mensajes con la buena noticia de mi promoción y mi casi libertad (me falta sólo un trabajo práctico y soy libreeee). Me pongo a charlar con una amiga por mensajes sobre mi vida amorosa, ella me pregunta, yo le respondo: "XXX no me copa jaja así que el único que me queda es Faso" y mientras espero su respuesta sigo mandándome mensajes con las demás personas que se alegraron con mi noticia. Mi felicidad se tornó muy poco extrema cuando recibo un mensaje de Faso diciendo "te equivocaste". Bueno, sí, no le mandé el mensaje a mi amiga, se lo mandé al pibe del que hablaba. Tragame tierra, si me tiro del bondi ahora me pisa el camión que viene al costado. No, no vale la pena, cuando se me vaya lo colorado de la cara voy a poder pensar mejor. Sí...no sé bien qué pasó por su cabeza después de haberme dicho que me tire del colectivo a mucha velocidad así moría y después de que yo le haya explicado más o menos a qué me refería con ese mensaje, porque me contestó contándome que se estaba haciendo vegetariano.

3 comentarios:

  1. JAJAJAJAJAJA la tierra, ya lo aprendi a lo largo de mi vida, jamás te va a tragar... y si lo hace, seguramente no va a ser porque se lo pedimos, sino porque a) hay un terremoto o b)se termina el mundo.
    Okey, se feliz lucia, promocinaste y faso... sigue siendo un faso.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por el ocho!!! Doble satisfacción cuando uno sabe que en general les fue a todos como el orto :) (De garca nomás)

    ResponderEliminar
  3. ahhhh si si!!!
    me ha pasado y es horrible
    no sabés dónde meterte
    una vez quise contarle a un amigo un comentario de una amiga sobre otra persona
    y se lo mandé a la otra persona, razón por la cual no sólo metí la pata sino que PRENDÍ fuego a mi amiga!

    ResponderEliminar